Become a HubSpot power user — join us for HubSpot Training Day 2017.

Cómo utilizar pruebas A/B en un correo electrónico

Última actualización: December 29, 2016

La característica de pruebas A/B en un correo electrónico te ofrece la posibilidad de evaluar dos correos ligeramente diferentes dirigidos a tu audiencia, de manera que puedas obtener información acerca de cuál provocó más interés y, posteriormente, utilizar el e-mail más efectivo para hacer tu envío del correo electrónico definitivo. 

Esta característica solo está disponible para los clientes de Enterprise de HubSpot.

Antes de comenzar, sería útil que revisaras algunas de las pautas para pruebas A/B efectivas.

  1. Efectúa solo una prueba a la vez. Si realizas una prueba en una campaña por correo electrónico que dirige a una página de destino al mismo tiempo que realizas una prueba A/B en esa misma página de destino, tus resultados pueden desordenarse con facilidad. ¿Cómo sabrías cuál cambio causó el incremento en los prospectos?
  2. Evalúa una variable a la vez. Con el fin de evaluar cuán efectivo es un elemento en tu página, tienes que aislar esa variable en tu prueba A/B. Prueba solo un elemento a la vez.
  3. Evalúa también los cambios secundarios. Aunque es razonable que pienses que los cambios grandes y extensos pueden incrementar el número de clics, los pequeños detalles a menudo son igual de importantes. Al crear tus pruebas, recuerda que incluso un cambio simple, como modificar la imagen dentro de tu correo electrónico, puede producir mejoras notables. De hecho, esta clase de cambios es usualmente más fácil de medir que los cambios grandes.
  4. Puedes realizar una prueba A/B en un elemento completo. Mientras que es cierto que puedes evaluar un color de botón o una tonalidad de fondo, también deberías considerar convertir tu correo electrónico completo un en una variable. En lugar de evaluar elementos de diseño individuales, tales como títulos, líneas de asunto e imágenes, diseña dos correos electrónicos completamente diferentes y evalúa uno respecto al otro. Ahora estás trabajando en un nivel más alto. Este tipo de prueba produce las mejoras más importantes, así que considera empezar a utilizarlo antes de continuar con tu optimización a través de ajustes pequeños.
  5. Mide lo más abajo posible en el embudo. Seguro que tu prueba A/B tiene un impacto positivo en la tasa de clics en tus correos electrónicos, pero ¿qué ocurre con los números de tus ventas? Las pruebas A/B pueden tener un efecto significativo sobre tu resultado final. Incluso puedes descubrir que un correo electrónico con menos clics produjo más ventas. Cuando crees pruebas A/B, considera cómo se afectan criterios de medición tales como las tasas de conversión de tráfico a prospectos y las solicitudes de demostraciones.
  6. Establece control y tratamiento. En cualquier experimento, necesitas mantener una versión del elemento original que estás examinando. Al realizar pruebas A/B, establece tu versión no modificada como tu versión de "control": el e-mail que normalmente utilizarías. A partir de esta versión, crea variaciones o "tratamientos": el correo electrónico que vas a evaluar tomando como referencia tu versión de control. Por ejemplo, si te preguntas si incluir un testimonio en un correo electrónico haría alguna diferencia, establece tu correo de control sin testimonios. Luego crea tu variación con el testimonio.
  7. Decide qué deseas evaluar. A medida que optimizas tu correo electrónico, existe una cantidad de variables que puedes evaluar. No tienes que limitarte a evaluar solo las imágenes o el tamaño del texto. Observa los elementos distintos de tus recursos de marketing y sus posibles alternativas para el diseño, la redacción y la presentación. De hecho, algunas de las áreas que puedes evaluar podrían no ser reconocibles de forma instantánea. por ejemplo, puedes evaluar distintas líneas de asunto, remitentes y formas de personalizar el mensaje.
  8. Divide a tu grupo de muestra de manera aleatoria. Con el fin de alcanzar resultados concluyentes, necesitas evaluar dos o más audiencias iguales. Con HubSpot, dividimos de manera automática el tráfico entre tus variaciones, de modo que cada variación tenga una muestra aleatoria de visitantes. Puedes decidir el tamaño de la muestra del grupo utilizando el control deslizante en el paso 5.
  9. Haz pruebas al mismo tiempo. La elección del momento juega un rol significativo en los resultados de tu campaña de marketing, sea que se trate del momento del día, del día de la semana o del mes. Si realizaras una prueba A en un mes y una B al mes siguiente, no sabrías si el cambio en la tasa de respuesta fue el resultado de utilizar una plantilla distinta o de realizar las pruebas en meses diferentes. Las pruebas A/B requieren que ejecutes las dos o más variaciones al mismo tiempo. Si no realizas pruebas simultáneas, podrías tener dudas acerca de tus resultados.
  10. Decide el grado de significancia necesario antes de realizar pruebas. Antes de iniciar tu prueba, piensa en cuán significativos deberían ser tus resultados con el fin de decidir si realizar el cambio en tu sitio web o campaña de correo electrónico. Puedes elegir una versión de correo electrónico ganadora según las aperturas por entrega, los clics por entrega y los clics por apertura.

Artículo anterior:

Certificación Inbound Marketing

Artículo siguiente: